Si sois aficionados a las caminadas, sabréis que desviarse de la ruta prevista puede significar terminar dando la vuelta al mundo, lo cual si tenéis tiempo y fuerzas puede estar muy bien, dependiendo del lugar. Sin embargo, no siempre tenemos disponibilidad total para perdernos y hay que tener cuidado con las indicaciones y pistas para seguir por el buen camino. Pero, a quien vamos a engañar, ¡a veces es tan bueno perderse!

Algo así nos sucedió haciendo una pequeña caminada por la Serra de Estrela en Portugal. Un paraje precioso que nos dejaba embobados a cada paso que dábamos. En un momento concreto nos perdimos y acabamos andando por una carretera que, pese a sus buenas vistas, no era el lugar por el cuál nos apetecía andar. así que cuando vimos una desviación hacia una casa rural que parecía estar cerca de un río, decidimos ir y preguntar cómo podíamos tomar una ruta alternativa.

Y así es como conocimos la Quinta do Tendeiro. Una casa rural en un enclave realmente increíble, donde sus dueños nos atendieron como si fuéramos clientes VIP, dándonos indicaciones e incluso acompañándonos  un pequeño tramo para ayudarnos. Nos hicieron descubrir la gran belleza de aquella región. Perdernos, en esta ocasión, fue una experiencia de lo más recomendable.

Así que ya sabes, no te pierdas, pero de vez en cuando: ¡piérdete!