Déjame darte unos datos prácticos y directos que espero que te ayuden en tu próximo viaja a esta increíble ciudad: Lisboa.

Moneda

Euro

Zona horaria

Importante: GMT +1 (para los que se encuentran un poco perdidos, esto significa una hora menos que en España, Francia o Alemania y la misma hora que Inglaterra.

Idioma

Todo el mundo sabe que hablan portugués, pero pocos saben que una gran cantidad de portugueses hablan inglés a un muy buen nivel. Un detalle para aquellos que aprendieron portugués de Brasil (o para los propios brasileños): puede que tengan ciertas dificultades para entender a los portugueses. Más concretamente, cuando viví en Lisboa, me di cuenta de que el acento de esta ciudad me parecía más complicado de entender que en otras regiones.

Horarios

Aproximadamente los comercios están abiertos desde las 9 de la mañana hasta las 5 o 6 de la tarde. Como en muchas otras ciudades, los lugares de comida y los centros comerciales son una excepción. Los bancos abren normalmente entre las 8:30 y 15:00, pero los cajeros automáticos/ATM están siempre abiertos.

Tarjeta Multibanco

En Portugal existe una red llamada Multibanco a la que pertenecen todas las tarjetas del país (bien sean VISA o MasterCard). Sin embargo, hay muchos comercios que solo aceptan pagos con las tarjetas de esta red y, por lo tanto, no se pueden usar tarjetas extranjeras.

Transporte

El metro es el principal transporte de la ciudad, sobre todo para los turistas, pero los autobuses, los tranvías (los llaman eléctricos) e incluso los barcos están siempre presentes y son abundantes. Es una de las ciudades con mejor sistema de transporte que he conocido. Para viajar, necesitas comprar una tarjeta llamada VivaViagem/7 colinas. La puedes comprar en cualquier parada de metro y en muchas tiendas o pequeños quioscos. Cuesta 0,50€ y durante un año la puedes recargar cuantas vece quieras con importes desde 3 hasta 15 Euros. También puedes cargarla con un único viaje, en este caso, dicho viaje sale un poco más caro. Cuando validas un viaje, se te descuenta del importe cargado.

Solo existe una zona en toda la ciudad, así que es siempre la misma tarifa, pero dichos precios cambian según el transporte que uses. Desde el aeropuerto, a diferencia de muchas otras ciudades, la tarifa es normal, no tiene ningún recargo (claro que está muy, muy cerca de la ciudad). En el metro, tienes que validar la tarjeta al comienzo y al final de cada viaje en los tornos de cada estación (puedes cambiar de líneas sin tener que validar de nuevo). En el autobús y el tranvía, debes validar el viaje nada más entrar en las máquinas que tienes para ello.

Cómo llegar

Si llegas en avión lo tienes genial. Simplemente coger el metro y en unos pocos minutos estás en la ciudad. Si llegas en tren, hay varias estaciones principales, pero las dos más importantes (Oriente y Santa Apolonia) tienen también parada de metro y autobuses que conectan. Llegar en autobús desde el extranjero, significa llegar en Siete Rios (donde tienes metro y unas pocas lineas de autobús urbano) o a la estación de Oriente, lo mismo que el tren.

Internet/Wifi

Los Cibercafés o espacios con ordenadores para conectarse a Internet no son muy comunes, sin embargo, encontrar cafeterías con wifi gratuita es bastante simple incluso en barrios de la periferia. Con suerte encontrarás algunos que tengan también enchufe para cargar. Nunca nos pusieron ninguna pega en ningún lugar.

Qué comer cuando no hay tiempo

Además de los clásicos restaurantes de comida rápida, en Lisboa puedes encontrar muchas cafeterías o lugares de comidas donde te servirán rápidamente una sopa, en general buena (muy buena) y barata hecha con todo tipo de vegetales. En realidad con lo que tengan a mano. Ya nos pasó (aunque esto fue en Oporto) que en un bar no tenían sopa preparada, pero nos dijo que en unos minutos la hacía. Cogió unas cebollas, zanahorias y no recuerdo que más y en un ratito teníamos en nuestra mesa una sopa deliciosa. Creo que pagamos 1,20€.

Por otro lado, tienes muchas panaderías/pastelerías con una graaaaan variedad de dulces y algunos salados. Entre estos últimos, los más típicos y económicos son las sandes de queso y/o jamón york (es decir, un pan a tu gusto con queso y jamón), las tostas, con el mismo contenido pero pasadas por la plancha y en pan rústico y grande. Además, normalmente, con cantidades ingentes de queso. Igualmente es muy fácil encontrar minibocadillos con carne y algunas pequeñas frituras como los risoles de camarón o de lechón.

Tienes una red de panaderías que en los últimos años ha aumentado su presencia de forma considerable, se llama Padaria Portuguesa y en ella puedes encontrar gran cantidad de comidas a buen precio. No es el mejor lugar para comer, pero excepto las que están en lugares extremadamente turísticos, suelen ser tranquilas, con buen café y wifi gratuita. Muchas de ellas también con algunos enchufes.

Museos gratuitos

Como en muchas otras ciudades europeas, gran cantidad de museos de titularidad pública son gratuitos los primeros domingos de cada mes.

Festivos

Los siguientes días son festivos nacionales y se comportan como si fueran domingos: 1 de enero, Viernes Santo, el siguiente lunes (lunes de pascua), 25 de abril, 1 de mayo, 26 de mayo, Corpo de Deus (es una fecha variable, pero siempre jueves), 10 de junio, 15 de agosto, 5 de octubre, 1 de noviembre y por último, 1, 8 y 25 de diciembre.
Durante el mes de junio (todo el mes) se celebran las fiestas de la ciudad con multitud de actos de todo tipo, muchos de ellos gratuitos.

Seguridad

Sentido común y poco más te hacen falta para andar seguro por esta ciudad, aunque los locales te advierten sobre algunos barrios, normalmente, no los vas a pisar y si lo hicieras, seguramente tampoco pasaría nada.
En el centro histórico, alrededor de la Rua Augusta puedes encontrar a vendedores de droga a plena luz del día, excepto que en realidad no venden droga sino laurel en un formato que puedan vender a los más ingenuos. Se han convertido en una figura típica de esta zona y en principio no son peligrosos, como mucho pesados. Eso sí, jamás avises a alguien de que lo que le están vendiendo no es droga de verdad porque dichos vendedores no se lo tomarán nada bien y pueden ser muy agresivos.

Clima

Sin temperaturas extremas, ni demasiado frío, ni demasiado calor. Tiene las 4 estaciones del año mas una extra que dura todo el año y se llama época de viento. Vale, esto me lo he inventado yo, pero es que ¡hace mucho viento en esta ciudad!

Mejor momento para pasar unos días

A mí me encanta Lisboa en otoño. Esta ciudad tiene muchos jardines con arboles, y algunos de ellos muestras sus diferentes colores en esta época, además el clima no está mal y hay muchos menos turistas (aunque continua habiendo bastantes).