Aunque Lisboa es una ciudad cada vez más turística y, por tanto, más conocida, aun quedan pequeños rincones que se escapan de los folletos publicitarios más comunes. No digo que nadie los conozca, simplemente no son tan populares para el turista ocasional.

1. Jardin de la Fundação Calouste Gulbenkian

Dirección: Av. de Berna 45A
Metro: S. Sebastião o Praça de Espanha.
Autobús: 713, 716, 726, 742, 746, 756.
Los jardines son gratuitos.
La entrada a cada museo cuesta 5€.
Descuento con la tarjeta Lisbon Card.
Todo los domingos se entra gratis.
Horario de los museos: 10:00 a 18:00
Página web: www.gulbenkian.pt
La fundación Calouste Gulbenkian, omnipresente en Portugal, es una institución privada portuguesa cuya función es tan simple como promover el arte, la caridad, la ciencia y la educación. Su sede, alberga un museo de arte contemporaneo y otro artístico-histórico. Ambos se encuentran rodeados de vegetación, pequeños lagos, patos y otros animales. Considero que es un lujo tener un lugar como este en el centro de cualquier ciudad. A mi no me deja de sorprender cada vez que lo visito, ya que es un entorno realmente equilibrado. Naturaleza, educación y arte, todo en el mismo recinto.
Dirección: Av. de Berna 45A
Metro: S. Sebastião o Praça de Espanha.
Autobús: 713, 716, 726, 742, 746, 756.
Los jardines son gratuitos.
La entrada a cada museo cuesta 5€.
Descuento con la tarjeta Lisbon Card.
Todo los domingos se entra gratis.
Horario de los museos: 10:00 a 18:00
Página web: www.gulbenkian.pt

2. Restaurante chino, comiendo como en casa

Hace algunos años existían en Lisboa algunos restaurantes chinos clandestinos, es decir, no pagaban impuestos y se encontraban en casas particulares. Hoy en día ha quedado todo en algo curioso, pero totalmente legal. Eso sí, nada fáciles de encontrar. Hay uno en la Rua de Benformoso, 59. La verdad es que tiene buenos precios y se come muy bien.

3. Praça Martim Moniz

Esta plaza se encuentra muy cerca del centro histórico de Lisboa. Si esta ciudad alberga todo tipo de etnias y culturas, esta plaza representa la total integración y mezcla de personas de múltiples culturas, religiones y raza. Además de ser una plaza artística y gastronómicamente alternativa, podéis encontrar otras disculpas para visitarla: está al lado del barrio chino, con una vista diferente del castillo y con el omnipresente tranvía número 28 pasando por la propia plaza.

4. Estufa

Entrada 3.10€.
Gratuito con la Lisbon Card.
Gratuito los domingos y festivos hasta las 14:00.
El horario cambia entre verano e invierno, consultar en la página.
Página web: estufafria.cm-lisboa.pt
Integrada en el Parque Eduardo VII, lugar perfecto para un paseo y una espectacular vista de la ciudad, podemos encontrar este magnífico entorno natural compuesto de 2 invernaderos (estufas en portugués), uno frío y otro caliente. Frio se refiere a la falta de cualquier calentamiento artificial, es decir al aire libre. La estufa caliente es un invernadero cerrado entre paneles de vidrio, lo que permite abergar una muestra  de plantas de origen tropical en pleno Lisboa.
Entrada 3.10€.
Gratuito con la Lisbon Card.
Gratuito los domingos y festivos hasta las 14:00.
El horario cambia entre verano e invierno, consultar en la página.
Página web: estufafria.cm-lisboa.pt

5. Manteigaria – Fábrica de pásteis de nata

Dirección: Rua do Loreto, 2
La pastelería de Belem se lleva toda la fama (y no sin razón) sobre el pastel de nata (aunque allí se llame pastel de Belem). Sin embargo, esta pastelería que se encuentra junto a la popular Praça de Luis de Camões, prácticamente solo vende pasteles de nata y café y hace una justa competencia en calidad, siendo a muchos a los que les parece el mejor pastel de nata de la ciudad. Yo no sé si será el mejor o no, si no lo es le debe faltar muy poco, pero es una visita obligatoria para los más golosos.
Dirección: Rua do Loreto, 2

6. 40 anos 40 murais

Página web: 40anos40murais
El 25 de abril de 1974 es una fecha a recordar con orgullo por los portugueses, ya que significó el fin de la dictadura que durante años había controlado el país: se trata de la conocida revolución de los claveles. Para celebrar este hecho, en 2014 se promovió la creación de 40 murales/grafittis en Lisboa. Son verdaderas obras de arte con contenido político diferentes, en muchos casos, a lo que estamos acostumbrados a ver pintado en las paredes.
Página web: 40anos40murais

7. Restos bajo los Bancos

Entrada a ambos lugares gratuita.
Restos del Banco Millennium
Dirección: Rua dos Correeiros, nº 21 (entrada NARC) ou nº 9 (receção)
Restos del Banco de Portugal
Dirección: Banco de Portugal – Largo de S. Julião, Lisboa
Hay dos lugares en el centro histórico de Lisboa prácticamente desconocidos y, a mi parecer, muy interesantes. Se trata de los restos arqueológicos que se encuentran bajo dos bancos. Por sus características, es como hacer una visita a la historia de los últimos 2500 años de Lisboa. Interesantísimo y además gratuito con visitas guiadas.
Entrada a ambos lugares gratuita.
Restos del Banco Millennium
Dirección: Rua dos Correeiros, nº 21 (entrada NARC) ou nº 9 (receção)
Restos del Banco de Portugal
Dirección: Banco de Portugal – Largo de S. Julião, Lisboa

8. LxFactory

LxFactory es, como ellos mismos se definen, una isla creativa ocupada por profesionales y empresas de diferentes tipos. El lugar es un área industrial abandonada en el barrio de Alcantara y recuperada en los últimos años. Si os gusta la originalidad y la creatividad este es vuestro rincón. En la foto la librería ler devagar donde podréis comer el bolo de Marta: no  os decepcionará, o eso espero.

9. Estaciones de metro

Lisboa tiene tantas cosas que ver que incluso muchas de sus estaciones de metro merecen una visita para ver sus azulejos o su decoración. Algunas os gustarán, otras os sorprenderán y solo unas pocas resultan ser estaciones de metro normales y corrientes.

10 Jardim das amoreiras em outono/inverno

Si tenéis la suerte de encontraros en otoño o invierno en Lisboa, podéis hacer una rápida visita al Jardim das amoreiras, uno de los muchos pequeños jardines que tiene la ciudad En este en particular y en la época apropiada, podéis encontrar un precioso arbolado totalmente amarillo que hará las delicias de los fotógrafos, pero también de los que no lo son, claro. Me encantó tomarme un café en el pequeño quiosco que encontrarás en el jardín y además es un punto ideal para ver el acueducto de Lisboa, ya que podréis ver parte de su recorrido aquí mismo.